SOBRE NOSOTROS

 

¿QUIENES SOMOS?

 

Hombres llamados a dar vida al mundo.

 

En búsqueda constante de libertad y de conversión; seguimos a Jesús amando la vida que él nos regala. Hombres de interioridad a ejemplo de María y motivados por la experiencia y doctrina de nuestros Santos Fundadores: Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, que como hermanos vivimos en actitud orante y en discernimiento comunitario a la luz de la Palabra.

SOBRE NOSOTROS...

Somos un grupo de hombres que, enamorados por la voz del llamado que nos hace el Buen Pastor Jesucristo, hemos decidido dejar nuestras redes atrás para trabajar por completo en la construcción del Reino de Dios y en la consolación de las almas. Así permanecemos al servicio de Jesús y de María.  Trabajamos desde el silencio y la soledad por el bienestar de las almas.

 

Convocados para formar una familia religiosa.

 

El objetivo de la llamada que es personal, es descubrirnos que no podemos ni debemos estar solos, oramos en comunidad, celebramos la fe, descubrimos en los demás el rostro de Jesucristo, que nos invita a sentirnos prójimos y próximos,  entre nosotros, hermanos y hermanas, hijos todos de un mismo Dios.   Los Frailes Carmelitas Contemplativos de la Divina Misericordia  somos fraternidades orantes y de adoración al  servicio de la   Iglesia Católica Reformada—Comunión Corpus Christi.     Tomamos como modelo a María, maestra de  oración y procuramos hacer nuestra su experiencia para seguir haciendo presente la persona de Jesús en nuestro mundo.

 

Enviados al servicio de la Iglesia

 

Nuestra vocación es el servicio a los demás en los que está presente el Cristo al quien nos hemos entregado como obsequio. La fraternidad cristiana refleja el amor de Dios que compartimos los creyentes y que no es real ni creíble si no se transforma en  preocupación por los demás, en servicio a los      hombres.   Estamos comprometidos con la misión pastoral del Arzobispo  para América Latina de la Iglesia Católica Reformada-- Comunión Corpus Christi-- y,  como consecuencia, activos en la labor misionera que el lleva a cabo.

 

¿NUESTRA MISIÓN?

Comunicar la Misericordia de Nuestro Señor mediante el humilde servicio a los demás  y la experiencia de la amistad e intimidad con el Señor que queremos vivir día a día a través de la oración.